Justice


Por: Alex Ross, Jim Krueger y Doug Braithwaite.

Reseña por: Lucas “super friend” Costa.

Buen día, después de mucho tiempo vuelvo a reseñar comics y para la ocasión empezaré por una historia de superheróes bien pochoclera como nos gusta a la muchachada de grupo Cerrado.

¿De qué viene la mano? Bueno es algo así como un capítulo de los super amigos con muchísimo presupuesto y orientado a un público más adulto, por decirlo de alguna manera.

Los Súper Amigos, fue la serie de La Liga de la Justicia que realizó Hanna-Barbera y que duró como 13 años.

Personalmente debo decir que es una serie que va de menor a mayor ya que en las primeras temporadas tiene un estilo bien “Scooby-Doo” y en las útltimas temporadas termina siendo una serie bien superheroica con la JLA combatiendo a Darkseid, que es el principal villano de las últimas temporadas o a Brainiac en su versión robótica-ochentera diseñada por George Pérez.

Ahora bien, la explicación de que porqué me fui a las ramas hablando de los súper amigos es que durante la temporada denominada “Reto de los Super Amigos” combaten a la legión del mal, capitaneada por Lex Luthor en su versión setentera-ochentosa con su camisa púrpura y sus pantalones verdes (¿sería fan de la serie de hulk con Lou Ferrigno y Bil Bixby??) la cual estaba compuesta por enemigos de los súper amigos.

Es a esta temporada a la cual “Justice” rinde homenaje ya que la Legión del Mal de Luthor reaparece con los mismos integrantes de la serie más el clásico domo negro que les sirve de base (y que también haría una aparición en el opus de Alex Ross “Kingdom Come”, pero esta vez en forma del GULAG construído por Superman).

¿De qué va la historia? Parece que ciertos villanos están teniendo pesadillas acerca de un desastre provocado por la JLA y que producirá la destrucción de la tierra, siendo Superman el único sobreviviente (lo que luthor considera insoportable obvio).

Es así que ponen en marcha un plan de salvataje que consiste en realizar actos de altruismo para ganar la confianza de la población.

Hasta acá todo bien, el conflicto es interesante ya que los villanos están actuando como héroes, en primera impresión por una causa altruista que es evitar la destrucción de la tierra (aunque de manera obvia no todo es lo que parece).

Pero con el paso de los números uno termina pensando que realmente esta viendo un capítulo de los super amigos por los golpes de efecto bizarros que pega el guión y por la ingenuidad con la que se resuelven algunos plots.

El comic tiene sus cosas, como la paliza que recibe Superman de parte de Solomon Grundy, El Parásito, Bizarro y Metallo (casi toda la galería de villanos del supes al completo); la trampa que le tiende Siniestro a Linterna Verde (Hal Jordan), el enfrentamiento final entre estos dos personajes, la excelente caracterización de Luthor (la ochentosa bien entendida, o sea, no el científico loco sino el tipo brillante cuya vida hubiera sido disitinta si el kryptoneano no hubiera aterrizado en la Tierra), entre otras situaciones que se pueden rescatar.

Pero sin embargo las cosas positivas se diluyen frente a los caprichos de Alex Ross de meter con calzador a sus personajes fetiche.

Así, de repente vemos como el Capitán Marvel le roba cámara a Superman, siendo curioso como Ross dedica un número entero al combate entre Cap. Marvel y Black Adam, ya que el último aparece de la nada en la historia y nunca es miembro de la Legión de Luthor, sino que es claramente incluído como un capricho personal del autor.

También por obra y gracia de Alex Dioss Linterna Verde (Hal Jordan) de repente es el miembro mas pulenta de la liga y hasta le hace decir a Robin en un momento “no tengan miedo, Linterna Verde nos salvará”, ¿¿qué se fumó Ross cuando escribía esto???).

Además la inclusión de los Metal Men, o la Doom Patrol, sólo sirven para entorpecer una historia que debería haber sido la JLA contra la Legión del Mal, nada más.

Por otra parte los personajes principales están siempre conflictuados y se la pasan llorando, algo que esta fuera de lugar en un comic DC, y sobretodo en uno de estas características.

El dibujo tiene la espectacularidad que uno espera en un cómic de Alex Ross, pero acá sólo realiza el acabado final, y la composición de página corre a cargo de Doug Braithwaite, lo que termina siendo evidente en los capítulos finales cuando se desata la batalla campal entre los héroes y los villanos ya que la narración es muy confusa y uno termina confundiendose a los personajes, lo que en un cómic de superhéroes en los que hay docenas de personajes es complicado.

Por lo menos Ross le da un reconociento al dibujante, con el cúal ya trabajaría en las secuelas de Tierra X para Marvel, al contrario de otros dibujantes que no lo hacen.

Más allá de que la miniserie es la fantasía masturbatoria definitiva de Alex Ross, es disfrutable si se pone el cerebro en off y se olvida de las versiones posterioes de algunos villanos, que son muy superiores a las que se muestran en esta obra.

Chau, sigan leyendo que asi se ablanda el cerebro, vieron...

2 comentarios:

leo dijo...

un groso Ross. lastima que tener esas pags en papel cueste un eg y la mitad del otro. por otra parte los felicito por el nuevo blog y esperen mis posteadas locas en cualquier momento muah ha ha ha ha haaaaa....

Fercha dijo...

me gusta tu estilo! 8 fercholines© intentare poner el cerebro en off y pegarle una leida a esto para ver si logro tener esa fantasía masturbatoria ja ja!