Kubo y la búsqueda del samurai

Por Huguito.

“Si van a parpadear, háganlo ahora” es todo lo que tiene para decir el relato de arranque para que esa ola gigantesca que amenaza con tragarse al bote donde viajan una mujer y su bebé, nos arrastre a nosotros en esta historia mágica, por donde se la mire. Y así como Kubo le pide al espectador que aproveche a parpadear antes que arranque, este humilde blogero les pide que aprovechen y la vayan a ver, aunque es altamente probable que para cuando salga esta reseña ya la hayan sacado de cartel, por la saturación de películas que hay en el cine. Pensar que Mi papá es un gato (una película malísima para chicos, ponele) sigue estando en cartel en más horarios genera bronca y no haber podido verla en 3D porque esa versión estuvo solamente una semana en cartel mucho más.
Esta JOYA, así, con mayúsculas bien marcadas, del Estudio Laika (Coraline, ParaNorman, El Cadáver de la Novia, Los Boxtrolls) nos sumerge, desde la estética sin igual del stop motion y desde la narrativa, en un viaje de poco más de hora y media donde los sentidos no dan crédito a lo que pasa en pantalla. Decir magia es faltarle el respeto al soberbio trabajo de animación que llevan a cabo los muchachos del estudio que lleva 10 años de laburos soberbios en un arte en extinción. Porque sí, eso que usted ve volando, esos monstruos gigantes, esa aldea japonesa maravillosa, son todas maquetas que toman vida, y cómo.
Kubo es un chico tuerto que vive con su madre (catatónica de día, vivaz de noche) en una cueva y se gana la vida contando relatos en la aldea, acompañado por su shamizen (una especie de guitarra japonesa, pero de tres cuerdas) y sus origami, que cobran vida cada vez que la música empieza a sonar, lo que hace que todo el pueble siga la historia de un samurai en la búsqueda de la armadura mágica, historia que nunca llega a su final, porque el relator debe irse. Porque Kubo debe volver a su casa para el anochecer, que es cuando su madre despierta, auque principalmente porque es en la oscuridad de la noche donde su vida corre peligro.
Así sucede una noche, cuando Kubo, participando del ritual de memoria a los muertos de la aldea, se retrasa y al caer la noche, también lo hacen sus tías, las que vienen a reclamarle lo que no pudieron quitarle antes, su otro ojo. Y cuando las nubes oscuras que lo persiguen copan todo el pueblo, llega su madre al rescate y le dice a Kubo que la leyenda que contaba, la de la armadura mágica, era real, y que debía buscarla si quería sobrevivir a la furia de sus tías y de su abuelo. Y así, el chico, con la ayuda de una mona enviada por su madre y de un samurai condenado a vivir en el cuerpo de un escarabajo y sin recuerdos, emprende ese viaje en busca de los tres elementos (La espada irrompible, el peto dorado y el casco del Sol) para poder combatir a su familia malvada.
Sé que el llamado “Camino del héroe” es un recurso ultra trillado pero en este caso se vuelve un recurso más que la base misma del relato, porque hilando fino la cosa va por otro lado. Porque Kubo no necesariamente crece como héroe durante el relato, él ya era un héroe mucho antes, como bien se lo dice la mona en esa cena maravillosa, porque la película si bien acá le pusieron “Kubo y la búsqueda samurai”, su título original es “Kubo y las dos cuerdas”. Es verdad que el primero puede enganchar más que el segundo, pero lo real es que el personaje nunca busca ser un samurai, sino que la magia reside en saber a qué hace referencia esas dos cuerdas, se los dejo a ustedes.
La habilidad del director Travis Knight de conjugar en igual forma la animación stop motion con animación 3D es soberbia, llevando en algunos momentos a dudar si se trata de una o de otra y si lo que estamos viendo es algo que va más allá de cualquiera de esas técnicas. Cada cuadro es, precisamente, un cuadro que uno quisiera tener colgado en la pared del living, desde las figuras de origami hasta el gigantesco esqueleto que protege a la Espada Irrompible, todo está hecho con un cuidado y un respeto por el espectador sublime, nada está puesto ahí para rellenar. Estamos acostumbrados a que, en los relatos de este tipo, haya personajes graciosos o de relleno, acá son pocos y todos aportan lo suyo para sumar a la historia, no para desviar la atención o sumar minutos, lo que los hace tan reales y tan cercanos.
Quizá por hechos que me tocaron vivir de manera personal en el último tiempo, la moraleja final me pegó como pocas lo hicieron en una sala de cine, pero creo que a más de uno le va a llegar de la misma forma, porque el camino de Kubo no era el de ser un samurai sino otra cosa y cuando lo logra, cuando finalmente vemos su deseo plasmado, es inevitable emocionarse. Insisto, viendo la calidad de películas que se proyectan en otras salas, saber que esta película a duras penas duró 15 días en cartel es casi criminal. Ni hablar de que es nominable al Oscar, como lo fueron los anteriores trabajos de Laika, pero sin lugar a dudas es la mejor película animada que se estrenó en el el año (por lo menos a mi entender) y merece la estatuilla dorada del primer al último fotograma.
Y qué decir de lo último: Los créditos finales son para sentarse y disfrutarlos, no solamente por las imágenes y por el video del making off que muestran cómo se hizo una de las mejores escenas de la pel sino por la hermosísima versión del tema de los Beattles (Técnicamente es de Harrison, pero se publicó en un disco de la banda) “While my guitar gentil weeps” en la voz de Regina Spector. Les dejo el video pero sinceramente espero que tengan la oportunidad de disfrutarlo en la sala del cine
Por eso, si tiene la oportunidad, escasa pero oportunidad al fin, de ir a verla al cine, no lo duden ni un segundo. Sino esperen a que salga una versión decente y hagan lo que les dice Kubo, pestañeen antes porque vale la pena cada segundo de esta mágica aventura.
Cerrados Saludos!

Para Abril, esa luz que nunca va a dejar de iluminarnos

6 comentarios:

Lucas. dijo...

cuando una reseña de un blog totalmente amateur te hace emocionar se ve la mano del autor de la entrada, mi amigo huguito.
a ver tuve la mala suerte de comerme de pibe toooodoooos los musicales de disney que si bien son obras maestras de la animación a mi me embolaban terriblemente. cuando pienso que mis sobrinos tienen cosas como lluvia de hamburguesas o incluso pixar que sabe apuntar no solo a las nenas sino a toda la familia realmente me hubiera gustado ser un pibe el día de hoy.
y ahí esta la magia sentarse en un cine y volverse intemporal, parte mismo del cuento.
con el tema del viaje del héroe no lo veo como un cliche sino como una estructura de relato, un recurso como vos decís que es casí insutituible en esta clase de cuento porque hace que nos identifiquemos con el campesino que descubre de un día para otro que su destino es convertirse en el héroe de su propia historia (alguien dijo luke skywalker?)
larga vida a huguito y larga vida al maldito!!

Huguito dijo...

Gracias Lucas por la publicación y el elogio!

En lo personal siempre fui fan de la animación y el stop motion siempre fue algo que me fascinó por el laburo que lleva, totalmente artesanal y por la capacidad de los animadores de darle vida a esos muñecos en una cinta.

Y cuando esa cinta, aparte, tiene algo que contar, resulta maravilloso. Como dije en el post, Laika tiene otras obras que, al coquetear tanto con el horror (Coraline, ParaNorman, el cadáver de la novia) por ahí no pegaban tanto en los chicos y los grandes, por el prejuicio lógico que se suele tener con lo que sea animación, no le dan una oportunidad. Pero con una mano en el corazón les digo que no pierdan el tiempo y la vean. Esta semana se la puede ver solamente en un lugar y en un horario, en el Showcase Norte a las 16Hs. Una verdadera pena

Ted Kord dijo...

Realmente la gente de laika te garpa Hugito? si no es así pedile unos mangos POR QUE ME LA RE VENDISTE! jaja...
Buena recomendación, esperare a los amigos de Yifi torrent que la cuelguen en 1080 P para verla (y pestañar solo una vez).
Hoy dia la animación la tiene jodida, ya sea en la animación gringa o ponja. cada día los pibes mas hiper activos y con menos atención logran altear los productos animados que ya no saben como entrarle. Por suerte hay pelis animadas que se acuerdan de su viejo y canoso publico.
Justo estoy en una etapa de pelis de Samurai así que voy a esperar verla con ganas.
Gran receñía y Cerrados salu2!

Lucas. dijo...

Bueno Ted esperaremos un informe compartido entre el maldito y cdb sobre yojimbo y las conecciones con la trilogía del dólar de Sergio leone, ud puede Ted el Martín karadagian de la blogosfera!!!

Huguito dijo...

Gracias Ted! Ojalá los de Laika aunque sea me regalaran una carita de un muñeco de animación, con eso le hacia una reseña de 8 páginas, jejeje!
Hablando de western, ayer fuimos a ver con mi viejo Los 7 Magníficos y la verdad fue una muy buena reversión del clásico Los 7 Samurais, jajaja! Creo que sale reseña, eh?

Lucas. dijo...

Parece que Hollywood se acordó de yul brener entre la de los siete magníficos y westworld, dale huguito segui mandando material